Psoriasis Verano

 

El sol tiene un efecto beneficioso sobre la psoriasis, a pesar de ello, algunas lesiones pueden estropear el verano a los pacientes que sufren psoriasis. Siga nuestros consejos prácticos para aprovechar al máximo el verano. Una buena crema solar, ropa cómoda, un estilo de vida saludable y algunas precauciones le permitirán disfrutar de la vida al aire libre.

 

La psoriasis y el clima

El sol es bueno para la psoriasis puesto que los rayos ultravioletas (UV), sobre todo los UVB, ayudan a que se cure la piel y a disminuir la inflamación. También favorecen el retraso de la sobreproducción de células cutáneas, que es lo que produce las escamas. Las zonas afectadas por la psoriasis pueden curarse por sí solas tras la exposición a la luz solar natural. Un breve período diario de exposición solar, evitando las quemaduras y con una protección adecuada, puede ser suficiente para que desaparezcan las placas. A pesar de ello, debemos ser cuidadosos con la exposición solar. Además del riesgo de cáncer y de daños cutáneos, una sobrexposición puede agravar los síntomas de la psoriasis. Por ejemplo, las quemaduras pueden desencadenar el fenómeno de Koebner y la consecuente aparición de psoriasis. Tampoco es recomendable exponer la piel al sol durante un brote. Por tanto debe usted tener cuidado con el sol: protéjase la piel y evite exponerla al sol entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, y expóngala en períodos que aumenten de forma gradual. Recuerde que los rayos del sol penetran a través del cristal, las nubes, el agua y la ropa ligera, y que son reflejados por el agua y la arena.

No obstante, todos somos diferentes, será su médico quien valorará los riesgos y beneficios que la exposición al sol representa para usted, teniendo en cuenta factores como los síntomas y el tratamiento que recibe, su tipo de piel, color del pelo y edad.

Más consejos sobre Psoriasis en:

http://www.leo-pharma.es/Pacientes/Psoriasis/Consejos.aspx