Cabina de bronceado

Las cabinas de bronceado se han convertido en un método usado por muchas personas para lucir un bronceado constante a lo largo de todo el año. La imposibilidad de tomar el sol todos los días del año hace que muchos opten por este método. Sin embargo, dermatólogos coinciden en que la exposición  constante a los rayos UVA y UVB puede ser dañina para la piel y la salud. A continuación exponemos algunos datos que hay que tener en cuenta antes de utilizar cabinas de bronceado.

 

 

  1. Todavía no hay ninguna evidencia de que las cabinas de bronceado sean más seguras que tomar el sol en el exterior. Así lo afirma el economista de la salud Gary P. Guy.
  2. El bronceado que se genera cuando se hace uso de las cabinas es una respuesta a la agresión que sufre la piel ante la exposición de la radiación.
  3. Un estudio publicado en 2014 por la American Medical Association advirtió que en el mundo el número de casos de cáncer de piel atribuido a las cabinas de bronceado es mayor que el número de casos de cáncer de pulmón producidos por el tabaco.
  4. Es muy importante proteger los ojos si se hace uso de las cabinas ya que una de las consecuencias negativas puede ser la aparición de cataratas.
  5. La exposición a rayos UVA puede producir fotofobia (intolerancia a la luz). Otras consecuencias pueden ser el envejecimiento prematuro de la piel y quemaduras a corto y largo plazo
  6. Aquellas personas de edad entre 18 y 29 años son los que más uso hacen de las cabinas de bronceado. En Estados Unidos un 55% de los estudiantes universitarios aseguraba haber tomado sesiones de bronceado a lo largo de 2013 según el estudio publicado por la American Medical Association
  7. Se calcula que 7,8 millones de mujeres y 1,9 millones de hombres hacen uso de estos dispositivos, aunque la tendencia desde 2010 es que el uso de cabinas está disminuyendo.